L'Artesà, un teatro modernista para el siglo XXI

Jueves, 28 Marzo 2019

Núria Juanico -ara.cat

L’Artesà, un teatro modernista para el siglo XXI

Después de cerca de 30 años sin recibir ni espectadores ni artistas, el Teatro L’Artesà del Prat de Llobregat se vuelve a poner en marcha. El espacio, que en septiembre cumplirá 100 años de existencia y es propiedad del Ayuntamiento del municipio, ha vivido los últimos dos años una reforma integral que ha costado 12,5 millones de euros y que la ha convertido en un nuevo teatro preparado para que la vida escénica que vuelva a latir.

La reforma ha ido a cargo de los arquitectos Manel Bosch y Joan Forgas, que han trabajado con la idea de transformar L’Artesà "en un teatro de primer nivel, que funcione como centro cultural y que tenga una posición central en la ciudad", explican. La renovación -que ha sido uno de los concursos de obra pública más jugosos de los últimos años- levantó polvareda porque algunos vecinos se oponían al derribo del edificio alegando que había que conservar el valor patrimonial e histórico. Al final, del edificio modernista se ha conservado la fachada y algunas de las paredes interiores, que se han combinado con nuevas estructuras para levantar espacios de ensayo, camerinos, el vestíbulo del teatro y dos salas: una de gran , con cerca de 600 localidades, y una de pequeña multifuncional que puede acoger hasta 160 espectadores. En total, más de 5.000 m2 destinados a las artes escénicas.

"El Ayuntamiento tenía una deuda histórica con L’Artesà desde que era una propiedad privada en desuso", afirma el director de cultura del ayuntamiento, Rafa Milán. Una vez terminada la reforma, las funciones del nuevo equipamiento orbitaran alrededor de cuatro ejes. "Debe dar respuesta a las necesidades de formación, apoyar las compañías de la ciudad, acoger prácticas culturales de la ciudadanía y exhibir espectáculos", resume Milán. Quien se encargará de llevar a cabo estos propósitos son dos nombres conocidos del sector, Cèsar Compte (exgerente del CAER y gerente de l’Associació de Professionals de la Dansa) y Cristina Alonso (ex-El Graner y festival Sâlmon). Ambos serán los directores artísticos de L’Artesà. Su proyecto se centra en "la práctica y la experimentación" y en "hacer crecer el sotobosque artístico del Prat", dicen.

L’Artesà renace con la voluntad, según Compte, de impulsar “un teatro adecuado al siglo XXI”, donde la exhibición no sea el eje y donde "se rompan conceptos y disciplinas". Los directores no quieren entrar en dinámicas de ciclos ni de festivales, sino que incorporarán las propuestas más experimentales dentro de la programación regular, así como los espectáculos para todos los públicos. "Buscaremos piezas que sean singulares y pertinentes. También queremos abrir ventanas a la internacionalización, que obras de todo el mundo pasen por el Prat”, dice Compte. De momento, tienen preparada una programación “que funciona como una degustación”. Arrancará el 27 de abril e incluye espectáculos como Federico García de Pep Tosar, Pop Up de Teatro delle Briciole, La partida de Vero Cendoya, Refugi de Marc Parrot i Rhumans de Rhum i Cia. Las entradas costarán, como máximo, 15€.